Quantum League review

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on email
Cuando la relatividad temporal se cruza con la mecánica cuántica… ¡en un FPS! Conocé este singular shooter hecho en Argentina.
Quantum League review

¿Qué pasa si combinamos la acción frenética de un shooter, con la capacidad de vivenciar distintas líneas temporales y la posibilidad de tener personajes en dos estados simultáneos a la vez, como el ejemplo del gato de Schrödinger? El resultado es Quantum League, un FPS competitivo desarrollado por el estudio argentino Nimble Giant Entertainment. El ganador no es el más rápido ni el más hábil, sino el más ingenioso y creativo.

Y es que lo novedoso de este título es que tenemos distintas líneas temporales en simultáneo, con las que podemos interactuar influyendo en cada una de ellas.

Quantum League es un juego de competición que se desarrolla por ciclos. Cada ciclo consiste en una partida compuesta por tres rondas. Cada ronda es un lapso de tiempo donde el jugador debe concretar un objetivo determinado. 

En algunos casos, puede ser eliminar a la mayor cantidad de enemigos posible, o hacerse de la mayor cantidad de puntos de control. Para ello estaremos equipados con dos armas, una elemental común a todos los jugadores y otra que se elije poco antes de comenzar la ronda.

Los ciclos de Quantum League

Pero, entonces, ¿cuál es el elemento diferencial que aporta este título? Este se encuentra en que todo lo que sucede en una ronda será “grabado” para que en la siguiente ronda se repita. Esto es un poco similar a aquel “modo fantasma” que tenían algunos videojuegos de carrera. Donde jugabas una carrera, al terminar volvías a jugarla, pero podías ver a tu “yo pasado” jugando exactamente como lo habías hecho. 

En Quantum League, nosotros no sólo vamos a ver en vivo toda la acción que sucedió en la ronda anterior, sino que también podremos influir en lo que sucedió en esa ronda, pero en el tiempo presente. Esto es como una paradoja donde podría decirse que el futuro puede modificar el pasado.

Para ejemplificar mejor lo recién mencionado, supongamos que estamos en una partida y de repente nuestro contrincante nos elimina o desincroniza. ¿Qué significa que nos desincronize? Al eliminarnos, nosotros podemos seguir jugando en otro estado cuántico.

En este otro estado, nosotros incluso podemos recuperarnos si obtenemos algún ítem de vida. Al empezar la siguiente ronda, experimentamos la línea temporal de la ronda anterior con total exactitud, y lo que veremos son los clones, nuestros y del enemigo reviviendo todos los eventos. 

¿Qué sucede si matamos al clon rival, antes que nos llegue a matar a nosotros? Significa que todo lo que en la ronda anterior hicimos en el otro modo cuántico podrá suceder, influyendo en el juego.

Esto abre un abanico de posibilidades casi infinitas, donde el límite va a radicar en nuestra creatividad para tomar decisiones y revertir situaciones difíciles. 

Esto hace que Quantum League sea un título donde la acción se combina con la estrategia, donde las partidas pueden concebirse más como si se tratase de un juego de ajedrez y no un simple shooter donde gana el más habilidoso, sino el más creativo.

Las primeras impresiones que obtuve de jugar Quantum League es que se trataba de un título ambientado en un universo futurista, visualmente algo similar a Overwatch. Se presenta con una estética colorida, con personajes estilo cartoon americano. La música es onda rock electrónico que acompaña muy bien con la propuesta.

Aprovecha muy bien las potencialidades del motor Unreal Engine. Tiene un aspecto gráfico muy bien logrado, y eso se debe también al trabajo impecable del arte, que genera una atmósfera excelente. 

Los escenarios son muy fluidos, tienen una gran jugabilidad sin perder nivel de detalle y calidad visual. Las composiciones sonoras funcionan muy bien con los efectos visuales, sobre todo cuando se hace el “rewind” de los bucles.

Tenemos varios tutoriales que nos ayudan a entender la mecánica del juego, y desde el inicio comprendemos que se trata de un shooter más sofisticado en cuanto a la composición de jugadas para lograr los objetivos.

La sensación que da al jugarlo es la de ser un shooter dinámico, donde la habilidad debe ir acompañada de estrategia. Vas a encontrarte pensando jugadas y aprovechando los intervalos entre rondas para definir las tácticas que te llevarán a la victoria. Eso hace que sea un elemento muy diferencial sobre el resto de los FPS, y le da mucho potencial para ser un juego digno de campeonato de esports.

Los modos de juego son 1 vs 1 o 2 vs 2. En todos ellos contamos con los bucles temporales, y la variación se puede dar por los objetivos que se plantean en el escenario. Nosotros podemos elegir jugar una partida casual, en donde haremos conexión con cualquier otro jugador que esté en línea, y las reglas del duelo y el escenario se definirán aleatoriamente poco antes de comenzar. 

También tenemos la opción para poder definir el tipo de juego y las reglas de este, al igual que el escenario.

Al ser un juego exclusivamente competitivo, no tenemos una campaña de un solo jugador. Tampoco hay un desarrollo o una breve historia que nos sitúe en el contexto y nos explique el universo del juego en sí. Sería interesante añadir una pequeña historia, quizás desarrollada en una pequeña campaña de un solo jugador o alguna introducción al mismo.

Para concluir, Quantum League es un título que tiene mucho potencial para convertirse en un juego presente en las ligas de esports. Puede seguir creciendo y desarrollándose a partir del concepto novedoso que propone.

LE PONEMOS UN 

90

Desarrollador: Nimble Giant Entertainment (Argentina)

Plataformas: PC (Steam)

Lanzamiento: 15/04/2021

Conseguilo en Steam.

Compartilo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on email

Dejate un comentario