Nine Witches: Family Disruption review

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on email
La fabulosa aventura gráfica argentina ya está disponible en Windows PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.
Nine Witches: Family Disruption

Hablar con los muertos

Son tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y los nazis andan haciendo de las suyas. No contentos con su poderío bélico, buscan también el apoyo de las fuerzas del Más Allá para torcer el destino a su favor. Por instrucción del Primer Ministro británico, los protagonistas de Nine Witches llegan a Sundäe, un pueblito rural perdido en las costas de Noruega. Uno es el profesor Alexei Krakovitz, un expatriado ruso parapléjico, experto en asuntos paranormales. El otro es su ayudante y aprendiz, el joven nipón rubio (?) Akiro Kagasawa. Nótese el apellido. Akiro es el que tiene a su cargo los chistes líquidos y gaseosos.

Lo interesante del profesor Krakovitz es que puede hablar con los muertos. Se desplaza en silla de ruedas, pero su cuerpo astral es capaz de flotar libremente por todos lados, incluso atravesar puertas. Esta habilidad de Krakovitz es clave para una gran parte de los puzzles y se usa de una forma muy creativa. Mientras tanto, Akiro es el que se encarga de tocar y combinar cosas. ¡Y también de luchar!

¿Luchar, dijimos? Al estilo de Indy, hay momentos en los que hace falta agarrarse a los tiros con los soldados y perros de Okkulte-SS, la facción nazi que está en Sundäe con las intenciones más negras del universo. En esos casos, el valiente Akiro intercambia plomo con el enemigo. Debe moverse con agilidad, esquivar balas y acertar las suyas. Hay posibilidades de agarrar del piso algunas ametralladoras y otras armas. Son escenas de acción súper divertidas y bastante desafiantes.


Conscientes los muchachos de Indiesruption de que no todos los jugadores de una aventura gráfica se sienten cómodos con la acción desenfrenada, el juego nos presenta la oportunidad, ya muertos, de vender el alma al diablo a cambio de ayuda. Esto consigue que la acción ya no sea un obstáculo para continuar la narración. ¡Sin embargo, el precio es muy alto! A menos que hayamos vendido ya el alma en otro juego, claro.

Nueve brujas

¿Y las nueve brujas? No podemos decir nada, porque quemaríamos una parte importante del placer de jugar Nine Witches. Sólo diremos que los nazis han desatado una maldición que involucra viejos rituales, materia oscura, vikingos, platos voladores y salmones de tres testítulos, inconvenientes que le joden la vida a un extraterrestre (?).

No sólo hay brujas aquí. También zombies, cohetes, submarinos, bases alemanas, faros, pueblos, gallinas perdidas, bosques donde extraviarse y muchas sorpresas más. ¡Todos los personajes son geniales!

Como se puede ver en las capturas, además de ser una gran aventura, cuenta con un estilo visual retropixelado —lo que incluye vibrantes colores pero también un modo en blanco y negro—, muy bonito, apoyados por música y efectos de sonido excelentes. El juego está en un montonazo de idiomas, y por supuesto en castellano.

Lo pasamos genial jugando esta locura, y desde World of Gamers lo recomendamos mucho, tanto para los veteranos de las aventuras gráficas como para aquella gente que nunca jugó al género. Eso sí, ojo: se juega con paciencia, leyendo cada diálogo y hurgando en cada píxel.

Por último: aunque se llama “Family Disruption”, está buenazo jugarlo en familia.

Aquí lo consiguen en Steam.

Pueden leer los pensamientos de Diego Cánepa en nuestra revista, Ludorama Primavera.

Hecho en Argentina

Más que felices por acá de que Nine Witches haya sido hecha en suelo patrio. Obtuvo el premio al Mejor Juego en la EVA Play 2019, así como numerosos reconocimientos en distintos países. Fue escrita, diseñada, dirigida y programada por Diego Cánepa y Pablo Mamone. También forman parte del equipo Bruno Ferrari (gráficos del escenario y animaciones) y Simón Fratantueno (música), entre otros. Cuenta Diego —un desarrollador con mucha experiencia— que siempre quiso hacer una aventura gráfica y ahora se dio el gustito.

Pueden ver data en la página oficial: ninewitches.com

Vlad Circus

Vlad Circus: A Freak Tale

¡Es el nuevo videojuego de Indiesruption! Una historia de terror psicológico profundamente humana, contada por medio de un survival horror y -por primera vez en Argentina- una novela en formato físico.

Rumbo al Eklipse Fest

La historia es humorística, por momentos desopilante y con una buena dosis de sarcasmo. También bastante escatológica, porque uno de los personajes sufre de problemas intestinales. Los puzzles se resuelven siempre con lógica, son algo delirantes, por supuesto, pero no hay nada que deba ocurrir por azar. ¡Bueno, tal vez una sola vez!

Jugarlo lleva unas seis a ocho horas, y este cronista contabilizó cuatro o cinco momentos de soltar la carcajada o de mover la patita con la música del Eklipse Fest.

 

Hablar con los muertos

Son tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y los nazis andan haciendo de las suyas. No contentos con su poderío bélico, buscan también el apoyo de las fuerzas del Más Allá para torcer el destino a su favor. Por instrucción del Primer Ministro británico, los protagonistas de Nine Witches llegan a Sundäe, un pueblito rural perdido en las costas de Noruega. Uno es el profesor Alexei Krakovitz, un expatriado ruso parapléjico, experto en asuntos paranormales. El otro es su ayudante y aprendiz, el joven nipón rubio (?) Akiro Kagasawa. Nótese el apellido. Akiro es el que tiene a su cargo los chistes líquidos y gaseosos.

Lo interesante del profesor Krakovitz es que puede hablar con los muertos. Se desplaza en silla de ruedas, pero su cuerpo astral es capaz de flotar libremente por todos lados, incluso atravesar puertas. Esta habilidad de Krakovitz es clave para una gran parte de los puzzles y se usa de una forma muy creativa. Mientras tanto, Akiro es el que se encarga de tocar y combinar cosas. ¡Y también de luchar!

¿Luchar, dijimos? Al estilo de Indy, hay momentos en los que hace falta agarrarse a los tiros con los soldados y perros de Okkulte-SS, la facción nazi que está en Sundäe con las intenciones más negras del universo. En esos casos, el valiente Akiro intercambia plomo con el enemigo. Debe moverse con agilidad, esquivar balas y acertar las suyas. Hay posibilidades de agarrar del piso algunas ametralladoras y otras armas. Son escenas de acción súper divertidas y bastante desafiantes.


Conscientes los muchachos de Indiesruption de que no todos los jugadores de una aventura gráfica se sienten cómodos con la acción desenfrenada, el juego nos presenta la oportunidad, ya muertos, de vender el alma al diablo a cambio de ayuda. Esto consigue que la acción ya no sea un obstáculo para continuar la narración. ¡Sin embargo, el precio es muy alto! A menos que hayamos vendido ya el alma en otro juego, claro.

Nueve brujas

¿Y las nueve brujas? No podemos decir nada, porque quemaríamos una parte importante del placer de jugar Nine Witches. Sólo diremos que los nazis han desatado una maldición que involucra viejos rituales, materia oscura, vikingos, platos voladores y salmones de tres testítulos, inconvenientes que le joden la vida a un extraterrestre (?).

No sólo hay brujas aquí. También zombies, cohetes, submarinos, bases alemanas, faros, pueblos, gallinas perdidas, bosques donde extraviarse y muchas sorpresas más. ¡Todos los personajes son geniales!

Como se puede ver en las capturas, además de ser una gran aventura, cuenta con un estilo visual retropixelado —lo que incluye vibrantes colores pero también un modo en blanco y negro—, muy bonito, apoyados por música y efectos de sonido excelentes. El juego está en un montonazo de idiomas, y por supuesto en castellano.

Lo pasamos genial jugando esta locura, y desde World of Gamers lo recomendamos mucho, tanto para los veteranos de las aventuras gráficas como para aquella gente que nunca jugó al género. Eso sí, ojo: se juega con paciencia, leyendo cada diálogo y hurgando en cada píxel.

Por último: aunque se llama “Family Disruption”, está buenazo jugarlo en familia.

Aquí lo consiguen en Steam.

Pueden leer los pensamientos de Diego Cánepa en nuestra revista, Ludorama Primavera.

Hecho en Argentina

Más que felices por acá de que Nine Witches haya sido hecha en suelo patrio. Obtuvo el premio al Mejor Juego en la EVA Play 2019, así como numerosos reconocimientos en distintos países. Fue escrita, diseñada, dirigida y programada por Diego Cánepa y Pablo Mamone. También forman parte del equipo Bruno Ferrari (gráficos del escenario y animaciones) y Simón Fratantueno (música), entre otros. Cuenta Diego —un desarrollador con mucha experiencia— que siempre quiso hacer una aventura gráfica y ahora se dio el gustito.

Pueden ver data en la página oficial: ninewitches.com

Vlad Circus

Vlad Circus: A Freak Tale

¡Es el nuevo videojuego de Indiesruption! Una historia de terror psicológico profundamente humana, contada por medio de un survival horror y -por primera vez en Argentina- una novela en formato físico.

Nine Witches: Family Disruption

Nazis, extraterrestres y maldiciones.

Del estudio argentino Indiesruption, es la mejor aventura gráfica desarrollada en nuestro país. ¡Por lejos! Posta. Lo dijimos con solo probar la primera demo, hace bocha. ¿Por qué? Hay unas cuantas razones: la historia es genial y está repleta de humor. Como es obvio, la narración es crucial para una aventura. El humor —o si se quiere, la comedia, en este caso inteligente—, es un diamante difícil de encontrar en estos días. Además, trae de regreso aquellos mágicos años donde el género brillaba con luz propia.

Jugar Nine Witches es recuperar la mística de títulos de LucasArts hoy clásicos, como Monkey Island (1990) o Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1992). De hecho, Nine Wiches se percibe como una mezcla de esos dos juegos, con muchas referencias muy cálidas para los fanas de la época dorada de las aventuras gráficas.

Ya saben: hay una historia por la que progresar a medida que se resuelven puzzles mediante un árbol de diálogos, usando objetos que encontramos por ahí con los elementos correctos del escenario, y conectando ideas. Hace falta examinar cada cosa y practicar algo de buena memoria. Como es típico del género, resulta necesario relajarse y disfrutar de la narrativa y de las conversaciones con los personajes. No es un juego para correr, sino para relajarse y resolver enigmas.

Rumbo al Eklipse Fest

La historia es humorística, por momentos desopilante y con una buena dosis de sarcasmo. También bastante escatológica, porque uno de los personajes sufre de problemas intestinales. Los puzzles se resuelven siempre con lógica, son algo delirantes, por supuesto, pero no hay nada que deba ocurrir por azar. ¡Bueno, tal vez una sola vez!

Jugarlo lleva unas seis a ocho horas, y este cronista contabilizó cuatro o cinco momentos de soltar la carcajada o de mover la patita con la música del Eklipse Fest.

  • Desarrolla: Indiesruption (Argentina)
  • Publica: Blowfish Studios
  • Género: Aventura gráfica / ¿Acción?
  • Plataformas: Windows PC, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch.
  • Lanzamiento: Noviembre 2020
  • SCORE: 90
 

Hablar con los muertos

Son tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y los nazis andan haciendo de las suyas. No contentos con su poderío bélico, buscan también el apoyo de las fuerzas del Más Allá para torcer el destino a su favor. Por instrucción del Primer Ministro británico, los protagonistas de Nine Witches llegan a Sundäe, un pueblito rural perdido en las costas de Noruega. Uno es el profesor Alexei Krakovitz, un expatriado ruso parapléjico, experto en asuntos paranormales. El otro es su ayudante y aprendiz, el joven nipón rubio (?) Akiro Kagasawa. Nótese el apellido. Akiro es el que tiene a su cargo los chistes líquidos y gaseosos.

Lo interesante del profesor Krakovitz es que puede hablar con los muertos. Se desplaza en silla de ruedas, pero su cuerpo astral es capaz de flotar libremente por todos lados, incluso atravesar puertas. Esta habilidad de Krakovitz es clave para una gran parte de los puzzles y se usa de una forma muy creativa. Mientras tanto, Akiro es el que se encarga de tocar y combinar cosas. ¡Y también de luchar!

¿Luchar, dijimos? Al estilo de Indy, hay momentos en los que hace falta agarrarse a los tiros con los soldados y perros de Okkulte-SS, la facción nazi que está en Sundäe con las intenciones más negras del universo. En esos casos, el valiente Akiro intercambia plomo con el enemigo. Debe moverse con agilidad, esquivar balas y acertar las suyas. Hay posibilidades de agarrar del piso algunas ametralladoras y otras armas. Son escenas de acción súper divertidas y bastante desafiantes.


Conscientes los muchachos de Indiesruption de que no todos los jugadores de una aventura gráfica se sienten cómodos con la acción desenfrenada, el juego nos presenta la oportunidad, ya muertos, de vender el alma al diablo a cambio de ayuda. Esto consigue que la acción ya no sea un obstáculo para continuar la narración. ¡Sin embargo, el precio es muy alto! A menos que hayamos vendido ya el alma en otro juego, claro.

Nueve brujas

¿Y las nueve brujas? No podemos decir nada, porque quemaríamos una parte importante del placer de jugar Nine Witches. Sólo diremos que los nazis han desatado una maldición que involucra viejos rituales, materia oscura, vikingos, platos voladores y salmones de tres testítulos, inconvenientes que le joden la vida a un extraterrestre (?).

No sólo hay brujas aquí. También zombies, cohetes, submarinos, bases alemanas, faros, pueblos, gallinas perdidas, bosques donde extraviarse y muchas sorpresas más. ¡Todos los personajes son geniales!

Como se puede ver en las capturas, además de ser una gran aventura, cuenta con un estilo visual retropixelado —lo que incluye vibrantes colores pero también un modo en blanco y negro—, muy bonito, apoyados por música y efectos de sonido excelentes. El juego está en un montonazo de idiomas, y por supuesto en castellano.

Lo pasamos genial jugando esta locura, y desde World of Gamers lo recomendamos mucho, tanto para los veteranos de las aventuras gráficas como para aquella gente que nunca jugó al género. Eso sí, ojo: se juega con paciencia, leyendo cada diálogo y hurgando en cada píxel.

Por último: aunque se llama “Family Disruption”, está buenazo jugarlo en familia.

Aquí lo consiguen en Steam.

Pueden leer los pensamientos de Diego Cánepa en nuestra revista, Ludorama Primavera.

Hecho en Argentina

Más que felices por acá de que Nine Witches haya sido hecha en suelo patrio. Obtuvo el premio al Mejor Juego en la EVA Play 2019, así como numerosos reconocimientos en distintos países. Fue escrita, diseñada, dirigida y programada por Diego Cánepa y Pablo Mamone. También forman parte del equipo Bruno Ferrari (gráficos del escenario y animaciones) y Simón Fratantueno (música), entre otros. Cuenta Diego —un desarrollador con mucha experiencia— que siempre quiso hacer una aventura gráfica y ahora se dio el gustito.

Pueden ver data en la página oficial: ninewitches.com

Vlad Circus

Vlad Circus: A Freak Tale

¡Es el nuevo videojuego de Indiesruption! Una historia de terror psicológico profundamente humana, contada por medio de un survival horror y -por primera vez en Argentina- una novela en formato físico.

Nine Witches: Family Disruption

Nazis, extraterrestres y maldiciones.

Del estudio argentino Indiesruption, es la mejor aventura gráfica desarrollada en nuestro país. ¡Por lejos! Posta. Lo dijimos con solo probar la primera demo, hace bocha. ¿Por qué? Hay unas cuantas razones: la historia es genial y está repleta de humor. Como es obvio, la narración es crucial para una aventura. El humor —o si se quiere, la comedia, en este caso inteligente—, es un diamante difícil de encontrar en estos días. Además, trae de regreso aquellos mágicos años donde el género brillaba con luz propia.

Jugar Nine Witches es recuperar la mística de títulos de LucasArts hoy clásicos, como Monkey Island (1990) o Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1992). De hecho, Nine Wiches se percibe como una mezcla de esos dos juegos, con muchas referencias muy cálidas para los fanas de la época dorada de las aventuras gráficas.

Ya saben: hay una historia por la que progresar a medida que se resuelven puzzles mediante un árbol de diálogos, usando objetos que encontramos por ahí con los elementos correctos del escenario, y conectando ideas. Hace falta examinar cada cosa y practicar algo de buena memoria. Como es típico del género, resulta necesario relajarse y disfrutar de la narrativa y de las conversaciones con los personajes. No es un juego para correr, sino para relajarse y resolver enigmas.

Rumbo al Eklipse Fest

La historia es humorística, por momentos desopilante y con una buena dosis de sarcasmo. También bastante escatológica, porque uno de los personajes sufre de problemas intestinales. Los puzzles se resuelven siempre con lógica, son algo delirantes, por supuesto, pero no hay nada que deba ocurrir por azar. ¡Bueno, tal vez una sola vez!

Jugarlo lleva unas seis a ocho horas, y este cronista contabilizó cuatro o cinco momentos de soltar la carcajada o de mover la patita con la música del Eklipse Fest.

  • Desarrolla: Indiesruption (Argentina)
  • Publica: Blowfish Studios
  • Género: Aventura gráfica / ¿Acción?
  • Plataformas: Windows PC, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch.
  • Lanzamiento: Noviembre 2020
  • SCORE: 90
 

Hablar con los muertos

Son tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y los nazis andan haciendo de las suyas. No contentos con su poderío bélico, buscan también el apoyo de las fuerzas del Más Allá para torcer el destino a su favor. Por instrucción del Primer Ministro británico, los protagonistas de Nine Witches llegan a Sundäe, un pueblito rural perdido en las costas de Noruega. Uno es el profesor Alexei Krakovitz, un expatriado ruso parapléjico, experto en asuntos paranormales. El otro es su ayudante y aprendiz, el joven nipón rubio (?) Akiro Kagasawa. Nótese el apellido. Akiro es el que tiene a su cargo los chistes líquidos y gaseosos.

Lo interesante del profesor Krakovitz es que puede hablar con los muertos. Se desplaza en silla de ruedas, pero su cuerpo astral es capaz de flotar libremente por todos lados, incluso atravesar puertas. Esta habilidad de Krakovitz es clave para una gran parte de los puzzles y se usa de una forma muy creativa. Mientras tanto, Akiro es el que se encarga de tocar y combinar cosas. ¡Y también de luchar!

¿Luchar, dijimos? Al estilo de Indy, hay momentos en los que hace falta agarrarse a los tiros con los soldados y perros de Okkulte-SS, la facción nazi que está en Sundäe con las intenciones más negras del universo. En esos casos, el valiente Akiro intercambia plomo con el enemigo. Debe moverse con agilidad, esquivar balas y acertar las suyas. Hay posibilidades de agarrar del piso algunas ametralladoras y otras armas. Son escenas de acción súper divertidas y bastante desafiantes.


Conscientes los muchachos de Indiesruption de que no todos los jugadores de una aventura gráfica se sienten cómodos con la acción desenfrenada, el juego nos presenta la oportunidad, ya muertos, de vender el alma al diablo a cambio de ayuda. Esto consigue que la acción ya no sea un obstáculo para continuar la narración. ¡Sin embargo, el precio es muy alto! A menos que hayamos vendido ya el alma en otro juego, claro.

Nueve brujas

¿Y las nueve brujas? No podemos decir nada, porque quemaríamos una parte importante del placer de jugar Nine Witches. Sólo diremos que los nazis han desatado una maldición que involucra viejos rituales, materia oscura, vikingos, platos voladores y salmones de tres testítulos, inconvenientes que le joden la vida a un extraterrestre (?).

No sólo hay brujas aquí. También zombies, cohetes, submarinos, bases alemanas, faros, pueblos, gallinas perdidas, bosques donde extraviarse y muchas sorpresas más. ¡Todos los personajes son geniales!

Como se puede ver en las capturas, además de ser una gran aventura, cuenta con un estilo visual retropixelado —lo que incluye vibrantes colores pero también un modo en blanco y negro—, muy bonito, apoyados por música y efectos de sonido excelentes. El juego está en un montonazo de idiomas, y por supuesto en castellano.

Lo pasamos genial jugando esta locura, y desde World of Gamers lo recomendamos mucho, tanto para los veteranos de las aventuras gráficas como para aquella gente que nunca jugó al género. Eso sí, ojo: se juega con paciencia, leyendo cada diálogo y hurgando en cada píxel.

Por último: aunque se llama “Family Disruption”, está buenazo jugarlo en familia.

Aquí lo consiguen en Steam.

Pueden leer los pensamientos de Diego Cánepa en nuestra revista, Ludorama Primavera.

Hecho en Argentina

Más que felices por acá de que Nine Witches haya sido hecha en suelo patrio. Obtuvo el premio al Mejor Juego en la EVA Play 2019, así como numerosos reconocimientos en distintos países. Fue escrita, diseñada, dirigida y programada por Diego Cánepa y Pablo Mamone. También forman parte del equipo Bruno Ferrari (gráficos del escenario y animaciones) y Simón Fratantueno (música), entre otros. Cuenta Diego —un desarrollador con mucha experiencia— que siempre quiso hacer una aventura gráfica y ahora se dio el gustito.

Pueden ver data en la página oficial: ninewitches.com

Vlad Circus

Vlad Circus: A Freak Tale

¡Es el nuevo videojuego de Indiesruption! Una historia de terror psicológico profundamente humana, contada por medio de un survival horror y -por primera vez en Argentina- una novela en formato físico.

Compartilo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on email

Dejate un comentario